Envíos gratis a partir de 70€

Round 1 of the FIA World Rally Championship 1986

Compartir Post:

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email

Montecarlo es, sin duda, el rally que todos esperan con mayor entusiasmo. Lo quieres porque marca la apertura de un nuevo campeonato, lo quieres por el encanto incomparable que el evento siempre ha mantenido celosamente.

A lo largo de las etapas especiales francesas, hemos sido testigos en cada edición de una pelea cerrada entre los pilotos y los equipos a los que pertenecen, a menudo resueltos por episodios o por elecciones que han resultado exitosas. Una de las grandes batallas que conservan los aficionados en la memoria es el resultado final de 1986, que llevó a Martini Racing y Henri Toivonen al primer puesto del podio.

Después de varios días agotadores de una carrera caracterizada por continuos giros y cambios en la lucha en cabeza entre el Peugeot de Salonen y el Lancia de Toivonen.

Incluso Henri Toivonen y Sergio Cresto sufrieron un accidente durante un enlace de tramo, (Col de Mounchery, entre Burzet y Eintragues, carretera estrecha y a la sombra), con su Lancia Delta S4. Chocaron de frente contra el coche de un aficionado.

Referente al coche contra el que chocó era un Ford Taunus. Según se dice, con ruedas lisas y una tasa de alcohol del conductor… por las nubes…

Y por fin llegamos a la última noche definitiva donde reina el equilibrio más completo.

En la asistencia de Lancia puedes respirar una gran tensión: no debes pasar por alto todos los detalles si quieres ganar, y el equipo de Turín lo sabe bien.

Estos son momentos agitados para los chicos liderados por Cesare Fiorio porque en unas pocas horas conocerá al ganador de la cita más importante en todo el calendario. Dos Delta S4 ya están fuera del juego (Markku Alén – Ilkka Kivimaki abandonó por rotura del árbol de levas en SS16 St Nazaire le Desert de 23.70 Km y Miki Biasion – Tiziano Siviero abandonó por accidente de tráfico fuera de tramo, quedando 68º), por lo que toda la atención se presta a Henri Toivonen. El finlandés, después del grotesco accidente con el automóvil de un espectador, es el autor de un regreso furioso y se encuentra en ese momento en el segundo lugar detrás del Peugeot 205 T16 de su compatriota Timo Salonen.

Entre las etapas especiales que aún se juegan se encuentra la segunda pasada (tarde en la noche) en el legendario Col de Turini, un verdadero ícono de este deporte: 25 kilómetros donde cada curva es un verdadero rompecabezas, curvas cerradas, hielo, mojado y una tensión que se corta con el cuchillo incluso entre el público.

Sin embargo, el elemento que se controlará con más cuidado será la nieve, que, por enésima vez, será la auténtica aguja de la balanza.

A pesar del frío escalofriante, el tramo cronometrado está animado por los muchos fanáticos que subieron a la cima de la colina para animar a sus favoritos, creando una guerra deportiva saludable entre los franceses e italianos.

El equipo de Martini decide hacer que todos sus exploradores estén disponibles para Henri y Sergio, con la esperanza de capturar cada pista útil para ayudarlos lo más posible en esta ruleta. Entre estos también estaba el veterano Vittorio Caneva, probablemente el mejor. Cesare Fiorio camina nerviosamente en la asistencia mientras espera noticias por radio de sus hombres. Entonces ordena a los mecánicos que monten bombillas amarillas en lugar de blancas en el faro S4. ¿El motivo? Muy simple: con la llegada de las luces amarillas, los fanáticos franceses no habrían arrojado nieve fresca en la carretera pensando que era el 205 del líder Salonen.

Las últimas comprobaciones del estado del motor, apretar los tornillos y limpiar el parabrisas. Sin embargo, falta la elección de los neumáticos.

El primero en aparecer por Turini por radio es Vittorio Caneva, cuya frase es muy clara. Las secciones en las que hay nieve son muy pocas, por lo tanto, no se necesitan los clavos. Fiorio escucha atentamente las instrucciones del veneciano, hasta que le grita a su gente que se reúna … los clavos!

Caneva permanece, por decir lo menos, asombrado ante esta decisión, pero no hay tiempo ni forma de discutir porque el comienzo de las p.s. Está muy cerca.

Salonen es el primero en pasar por la colina nevada y su 205 T16 parece imparable a lo largo de las curvas oscuras. El finlandés monta clavos y Peugeot cree que ha adivinado la estrategia. Le sigue Toivonen, él también está dando el todo por todo, pero el S4 está en la carretera con gran dificultad: ha montado cuatro neumáticos lisos.

En los tramos secos, el piloto de Martini Racing es inexpugnable y en las siguientes etapas especiales recupera completamente la desventaja, recortando al rival del fabricante francés cuatro minutos. Con la primera luz del amanecer, Henri Toivonen y Sergio Cresto suben al podium de llegada establecido en el lujoso Principado como ganadores absolutos, demostrando ser los más fuertes.

Una victoria muy deseada y conquistada también gracias a la competencia del reconocimiento de Vittorio Caneva y ese «viejo zorro» de Cesare Fiorio, estratega astuto en comunicarse con sus muchachos para montar clavos sabiendo que los técnicos de Peugeot escucharían su decisión por radio y, de hecho, copiado.

Por lo tanto, un 1986 comenzó de la mejor manera para Lancia, pero que terminará en Córcega con el desastre que todos desafortunadamente conocemos.

manufacturer slot

SRC 2.0 EVO I+D

SRC 2.0 EVO se emplea en I+D para los procesos de ejecución de molde con el único fin de obtener la mayor calidad posible en

blog slot car

PORSCHE 914/6GT UPGRADE REVIEW

SRC 2.0 EVO entra en la TRANS AM PROXY para quedarse. Gracias al trabajo de Tony Palmer en la competición y Ron Todhunter en las

Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web.