Envíos gratis a partir de 70€ (España y Portugal península).
Posibles retrasos en las entregas debidos al COVID-19

La carrera más larga de la historia

Compartir Post:

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email

Las 24 Horas de Nürburgring es una de las carreras de resistencia más importantes del mundo. Si ya es meritorio ganar en el Infierno Verde una carrera de velocidad, ganar una de semejante duración puede entrar dentro de la leyenda. Un día entero luchando, no sólo contra otros coches, sino contra la propia carrera y la dificultad de que la mecánica aguante tanto tiempo de competición sin parar. Y contra el circuito, que también se las trae. Pero hace años, a unos cuantos les supieron a poco veinticuatro horas.

En 1965, un grupo de entusiastas de la velocidad organizaron la carrera más larga de la historia, como se publicitó, en el circuito de Nürburgring. Tomando las riendas de la antigua prueba de rally Lieja-Roma-Lieja, decidieron traer su espíritu a la pista alemana, donde competirían las máquinas más potentes de los más prestigiosos fabricantes durante casi tres días y medio, sumando ochenta y dos horas en total.

Marathon de la Route, como se denominó a la carrera, se disputó desde 1965 hasta 1971. Poco a poco, la duración fue aumentando, llegando hasta las noventa y seis horas que duró la última edición. Cuatro días rodando por el circuito con la peor fama, en cuanto a peligrosidad se refiere, del mundo. Si el primer año el ganador de la carrera dio un total de 310 vueltas en 82 horas, en su edición final fueron 487 vueltas al trazado alemán las que dio el vehículo ganador, eso sí, durante 14 horas más.

Si ya era un reto competir en el Infierno Verde, hacerlo durante tantas horas, y bajo la lluvia, no tenía nombre.

Quiddelbacher, Flugplatz, Aremberg, Adenauer, Bergwerk, Karussell, Brünchenn o Schwalbenschwanz son algunos nombres de curvas que trazaron durante tantos y tantos giros seguidos pilotos de la talla de Jacky Ickx, Vic Elford, Jochen Neerpasch, Lucien Bianchi, Hans Herrmann, Sandro Munari, Stirling Moss o Helmut Marko. Incluso el antiguo gran patrón de Ferrari, Luca di Montezemolo, se atrevió a disputarla. También aquí firmó una gran gesta de su carrera deportiva Juan Manuel Fangio.

La carrera había alcanzado tanto prestigio que las marcas apuntaban sus monturas bajo el amparo oficial de las fábricas. Es el caso de Porsche, que afrontó la carrera de 1970 con todo el apoyo del equipo de carreras, el mismo que les llevó a la gloria en Le Mans un par de meses antes. Consiguieron un triplete absoluto con los 914, el mayor dominio de un fabricante en la corta historia de la carrera, celebrada en esta ocasión durante 86 horas.

1971 marcó el último año que vio semejante reto poner a prueba a mecánicas y pilotos. La organización alargó la longitud, llegando hasta las 96 horas. Sólo 16 coches llegaron a la meta, en una edición marcada por la bajada de participantes y por el escaso seguimiento. Las fábricas dieron la espalda al evento y la atracción mediática de competir durante cuatro días no fue suficiente para salvar la carrera otro año más.

Los días legendarios del rally Spa-Sofia-Liege se han ido, por lo que el Marathon de la Route actual se decide después de 3,5 días de trabajo duro por todo el Nürburgring, pero solo ha habido una forma de ganar: construir un automóvil con mucho aguante y equiparlo con conductores que tengan la misma característica, además de una buena dosis de ingenio. Hoy en día los conductores no necesitan ser tan rudos, pero sí tienen que ser capaces de aceptar la disciplina, ya que el objetivo del evento es lograr una velocidad promedio más alta sin demoras por accidentes o reparaciones.

Los tiempos de vuelta constantes son importantes porque hay una cláusula que insiste en que los coches deben completar al menos el mismo número de vueltas durante las últimas 12 horas que en las 12 horas iniciales. La descalificación automática es la sanción por no cumplir con esta solicitud; También se invoca la exclusión por detenerse en boxes durante más de 15 minutos. Los pilotos que también son buenos mecánicos pueden salvar a su equipo trabajando en un área opuesta a los boxes, siempre que puedan completar una vuelta en menos de 24 m (30 m durante las primeras cuatro horas), comenzando cuando comiencen a trabajar en el automóvil. los tiempos de vuelta más rápidos están justo por debajo de los 13 minutos, por lo que cualquier trabajo importante está fuera.

Excepto por una asignación de minutos para cambios de piloto y controles de neumáticos, cada minuto en boxes cuesta una vuelta del total, y el total de vueltas del ‘Ring es lo que cuenta ahora que las carreras tradicionales desde Lieja y Chaudefontaine no cuentan para nada.

Tres Porsche 914/6 están en la primera línea. Delante de ellos se extiende el circuito más peligroso del mundo una noche de agosto de 1970. A la 1.00 de la madrugada, empieza la Maratón de la Ruta, una pugna de 86 horas contra el cansancio, los errores de pilotaje y los fallos técnicos. Una vuelta por los tramos norte y sur mide 28,29 kilómetros. 50 curvas, baches y límites apenas asegurados. La Maratón toma el testigo del que fuera el rally más duro de Europa, el Lieja-Roma-Lieja. Su recorrido más largo fue de unos 5.000 agotadores kilómetros en 1956. En el Nürburgring de 1970 los equipos, de tres pilotos cada uno, se enfrentan al doble de kilómetros.

En este martirio en el macizo de Eifel, Porsche quiere demostrar el espíritu deportivo del 914/6. Un marketing extremo para el deportivo con motor central, que se ofrece junto con Volkswagen. Los tres coches oficiales cuentan con 160 CV cada uno, componentes ligeros, diferenciales autoblocantes, depósitos extragrandes, frenos reforzados, mejoras en el chasis y sistemas de iluminación de competición. El equipo lleva a sus espaldas incontables kilómetros de pruebas, días y noches enteros de conducción en Weissach. Cada uno de los nueve pilotos está entrenado para llevar a cabo reparaciones en pista abierta. Completan las horas de extenuante misión con la mayor precisión, se ciñen a los límites de régimen de los motores y aumentan gradualmente la velocidad. Con un tiempo de 12:38 minutos, el coche con el número de salida 3 de Åke Andersson, Guy Chasseuil y Björn Waldegård registra la vuelta más rápida para un 914/6 oficial.

Los abandonos se multiplican, y solamente logran acabar 24 coches de los 64 que han tomado la salida. Porsche supera la prueba con éxito: triple victoria después de más de media semana al volante. El coche con el número 1 de Claude Haldi, Gérard Larrousse y Helmut Marko vence tras cubrir una distancia total de 10.184 kilómetros, o 360 vueltas, por delante de los compañeros con la vuelta más rápida. Claude Ballot-Léna, Nicolas Koob y Günter Steckkönig completan el triunvirato. Con esta heroica actuación los nueve pilotos demuestran que el 914/6 es un auténtico Porsche no solo por su velocidad sino también por su enorme fiabilidad. Protocolo de mantenimiento: un cambio de neumáticos por coche, dos fusibles y una bombilla trasera defectuosos, dos manivelas de ventana desprendidas.

Clasificación final: los 914/6 de fábrica terminan en el orden Larrousse / Haldi / Marko, Waldegard / Andersson / Chasseuil y Ballot-Lena / Steckonnig / Koob.

Este maratón de la ruta fue por última vez sobre todo el recorrido del bucle norte y sur de 28,290 km

SRC CHRONO

UMS SRC 2.0 EVO

Introducción SRC 2.0 EVO: Han pasado unos cuantos años, camino de los 28, cuando surgió el primer evento paralelo al RALLY CATALUNYA COSTA BRAVA del